La inteligencia artificial entre nosotros

La inteligencia artificial entre nosotros

Han pasado 64 años desde que el matemático estadounidense, John McCarthy (1927-2011), creó el concepto de inteligencia artificial y lo definió como “la ciencia y la ingeniería de crear máquinas inteligentes, especialmente programas de computación inteligentes. Está relacionada con la tarea similar de utilizar ordenadores para comprender la inteligencia humana, pero la IA no se limita a métodos que sean observables biológicamente».

Si en 1956, año en el que fue acuñado el término durante una conferencia en la Universidad de Darmouth (Hanover, New Hampshire), la inteligencia artificial lucía como una utopía tecnológica, aún hay una limitada visión de la misma, formada desde el cine de ciencia ficción.

Sin embargo, la realidad es que las soluciones de IA han facilitado la vida del ser humano desde hace décadas, y han pasado desapercibidas la mayor parte del tiempo.

Estos son algunos ejemplos del uso cotidiano que se le ha dado a la inteligencia artificial:

  • Asistentes virtuales de voz: Bajo el nombre de marcas comerciales como Alexa, Siri, Cortana, entre otros, los asistentes de voz se han convertido en un acompañante más en millones de hogares de todo el mundo.
    Un estudio de la firma Nielsen, realizado en 2019, descubrió que el 24 % de los estadounidenses tienen altavoces inteligentes en sus casas. Como lo explica un artículo del sitio bbvaopenmind.com, dichos dispositivos utilizan el procesamiento de lenguajes naturales (PLN) para interpretar las órdenes orales y responder a ellas.
    Asimismo, la mayoría emplea la tecnología Machine Learning para ser más inteligentes y comprender mejor lo que se les está indicando.
  • Redes sociales: Los contenidos en los que navega el usuario diariamente están hechos a su medida. ¿Por qué? La inteligencia artificial es la encargada de seleccionarlos según los gustos y la frecuencia con las que acceden a ciertas fotos, videos o juegos. Igualmente, gracias a la IA, las redes sociales pueden hacer recomendaciones más precisas en cuanto a amistades y anuncios se refiere. Esto con el fin de crear una experiencia más satisfactoria y, por supuesto, ‘obligarte’ a que vuelvas lo más pronto posible.
  • Servicios de transmisión: En estos momentos, es difícil imaginar la existencia sin plataformas como Netflix o Spotify. Su éxito radica en la capacidad de personalización a partir del aprendizaje de gustos y preferencias de los usuarios. De esta manera, las recomendaciones son cada vez más asertivas.
  • Correo electrónico: Gmail y otros servicios de correo electrónico también emplean la tecnología Machine Learning para diferenciar los mensajes importantes de los considerados spam o correo basura. Además de este servicio, Gmail también ha incorporado la función Smart Reply, que consiste en una redacción más ágil de mensajes gracias a la predicción de palabras y oraciones.

Aunque la inteligencia artificial tiene todavía un terreno yermo por delante, sus avances han permitido facilitar la vida de millones de personas en aspectos tan cotidianos que, muchas veces, son subestimados. No obstante, solo los profesionales con el conocimiento técnico del tema realmente entenderán la magnitud de su constante evolución y desarrollo.